Elecciones Brasil – Informe 2 (10/9/2018)

Haddad ya está en segundo lugar, posibles consecuencias del atentado a Bolsonaro y lo que sucedería si no hubiera el golpe de 2016

Elecciones Brasil – Informe 2 (10/9/2018)
RogerioTomaz.Com

1. Haddad ya está en segundo lugar

En un escenario sin Lula, una encuesta de la consultoría financiera XP Inversiones, que acompaña de cerca todas las jugadas de la campaña electoral, divulgada el viernes (7), apunta el liderazgo de Jair Bolsonaro (PSL) con 20%, seguido por Fernando Haddad (PT) con 14% de intenciones de votos. Ciro Gomes (PDT) viene con 10%, mientras Marina Silva (Rede) y Geraldo Alckmin (PSDB) aparecen con 8%.

En la pregunta que muestra este resultado, fue informado al elector que Haddad es apoyado por el ex presidente Lula. En el escenario sin la información explícita de ese apoyo, el ex alcalde de São Paulo aparece con el 8%.

La encuesta fue realizada por el Instituto de Pesquisa e Pós-Graduação (Ipespe), entre los días 3 a 5 de septiembre, con 2.000 entrevistas en todas las regiones del país.

2. Posibles consecuencias del atentado a Bolsonaro

En un primer momento, el ataque contra Jair Bolsonaro desató una ola de repudio a la violencia en la política y de solidaridad al candidato de la extrema derecha. En los sondeos internos de los partidos en los días siguientes al episodio, Bolsonaro creció un poco y en las encuestas de esta semana la tendencia es que se confirme ese crecimiento.

Pasada la conmoción pública, el propio candidato publicó una foto, en el lecho del hospital, en la que simulaba tener un arma en las manos lista para disparar. Este acto recordó a la sociedad brasileña que Bolsonaro es el mayor propagador del odio en la política brasileña. El saldo electoral del episodio puede ser una disminución del rechazo a Bolsonaro, pero no hay nada que indique un crecimiento consistente y vigoroso, al contrario de lo que sus hijos declararon, de forma oportunista y nada realista.

En el momento, el escenario indica que Bolsonaro debe ir a la segunda vuelta contra el candidato del PT, pero tendrá mucha dificultad para alcanzar la victoria. Con respecto a esto, Geraldo Alckmin dijo que enfrentarse a Bolsonaro en la segunda vuelta es “el sueño de todos”.

3. ¿Qué pasaría si no hubiera el golpe de 2016?

En un hipotético análisis sobre lo que sucedería si Dilma Rousseff no fuera sacada del gobierno por un golpe parlamentario en 2016, el escenario más probable sería una izquierda debilitada y fragmentada y el favoritismo de la derecha ideológica orgánica – representada esencialmente por el PSDB y el DEM – para vencer la elección presidencial.

A principios de 2015, con la adopción de una agenda parcialmente neoliberal para frenar el derrocamiento de los pilares de la economía, Dilma Rousseff perdió el apoyo de importantes segmentos de la sociedad que votaron en ella en 2014 para impedir el triunfo de Aécio Neves (PSDB).

El amplio descontento, incluso con acusaciones de “estelionato electoral” lanzadas por la derecha y abrazadas por sectores progresistas, permitió la ampliación de las críticas en el seno de la base oficialista en el Congreso. En ese contexto, el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (PMDB), encontró mucha facilidad para aplicar su política de inviabilización de la administración de Dilma Rousseff. Varias medidas extremadamente graves para las cuentas del gobierno fueron aprobadas por Cunha y su grupo, lo que explicitaba cada vez la falta de control de la presidenta sobre su coalición en el Parlamento.

Entonces aparecieron las denuncias de corrupción contra Eduardo Cunha. La Rede Globo, no pudiendo ignorar, pero ya vislumbrando la posible derrota del gobierno de Dilma, optó por tiral al mar al presidente de la Cámara y protagonista del golpe. Cunha, desesperado, intentó una última carta: chantajear al PT para salvarlo en el Consejo de Ética de la Cámara y impedir que su proceso avanzara a la casación de su mandato.

Como el PT no cedió al chantaje, Cunha acató inmediatamente el pedido de apertura de impeachment contra Dilma Rousseff. Esto ocurrió el 2 de diciembre de 2015, Día Nacional del Samba.

Lo que sucedió después de eso es conocido por todos. Pero lo que habría ocurrido si Cunha no hubiera chantajeado al PT o si la Globo no hubiera endosado la acción del PSOL – firmada por varios diputados del PT – contra Cunha en el Consejo de Ética? Listo abajo algunos hechos que probablemente habrían ocurrido en ese escenario:

– el gobierno Dilma Rousseff seguiría debilitándose paulatinamente, enfrentando muchas dificultades para aprobar sus proyectos en el Congreso y superar la crisis económica;
– Lula continuaría siendo perseguido por los agentes de la Lava Jato y, con popularidad en baja y la militancia desmovilizada (el golpe sirvió también para reactivar la militancia petista y de izquierda), difícilmente conseguía recuperar su popularidad y viabilizar su nueva candidatura a presidente;
– la derecha, controlando el Parlamento y bloqueando cualquier intento del gobierno para derrotar la crisis económica, tendría la tribuna de la Rede Globo y de todos los medios para denunciar a la sociedad, de forma permanente, el fracaso del PT y del proyecto nacionalista con inclusión social, ante el naufragio de la economía;
– jamás habría ocurrido el desgaste de la derecha por el apoyo al proyecto neoliberal de Temer que destruyó los derechos laborales y profundizó la crisis económica;
– la elección presidencial de 2018 llegaría con gran favoritismo a la oposición al gobierno de Rousseff, al PT y a la izquierda;
– en la peor de las hipótesis, la derecha llegaría a 2018 con totales condiciones para elegir a Marina Silva y con ella implantar su programa entreguista con un barniz social. O podría construir un candidato outsider sin ningún vínculo con el PT u otros partidos tradicionales.

El candidato derrotado en las urnas en 2014 se alía al vice de la fórmula ganadora. Sin el ímpetu golpista de la derecha, esta escena impensable jamás habría ocurrido. (Pedro Ladeira/Folhapress)

Obviamente, todo esto es sólo una proyección hipotética simplista. Pero el hecho es que, al ir con tanta voracidad para (1) derrocar al gobierno Dilma, (2) encarcelar a Lula y excluirlo de la elección de forma tan explícitamente injusta, e (3) intentar aprobar su programa máximo en apenas dos años de Michel Temer en el Palacio del Planalto, la propia derecha causó el fortalecimiento y la recuperación electoral de ex presidente, del PT, de la izquierda y, en paralelo a eso, provocó el desplazamiento de parte de su electorado tradicional – que se sintió traicionado por el apoyo al gobierno Temer – para la extrema derecha.

Uno de los motivos que explica el conjunto de errores de la derecha fue revelado el pasado sábado (8) por el economista jefe de un gran banco brasileño: El mercado creyó que PSDB ganaría “fácilmente”.

Rogério Tomaz*
Desde Brasília

:: Siguiente Informe (miércoles, 12/9):
– ¿Haddad confirmado como candidato del PT?
– ¿PSDB fuera del balotaje?
– Elecciones para los gobiernos en los estados


Fechas de las elecciones:
– 1ª vuelta: 7 de octubre
– Balotaje (donde haya): 28 de octubre

*Periodista encargado del www.rogeriotomaz.com

Leave a Reply